El Blog Rural de La Alpujarra

LA RED SOCIAL 2.0 DE CORTIJO PUERTA CASAS RURALES – LA ALPUJARRA – INFORMACIÓN TURÍSTICA – TURISMO RURAL

Posts Tagged ‘La Alpujarra’

Fotos Maravillosas

Posted by Antonio J. Puerta en 29 abril 2008

Bicheando por Internet, mirad lo que me he encontrado. Es un banco de imágenes expectaculares de La Alpujarra. Son fotografías tomadas por algunos visitantes, algunas de ellas son de una belleza que te deja sin palabras. Muchas gracias a todos los que venís aquí y luego compartís con todos nosotros este testimonio tan estupendo. No os las perdáis porque de verdad son alucinantes. Haz clic sobre cualquiera de las imágenes y disfruta.

Casa Antigua en ÓrgivaAtardecer en La Alpujarra granadina

Anuncios

Posted in Fotos e imágenes | Etiquetado: , , | 2 Comments »

Andalucía es de cine: ÓRGIVA

Posted by Antonio J. Puerta en 4 febrero 2008

A continuación os dejo un maravilloso vídeo sobre Órgiva: capital de La Alpujarra. Estoy seguro de que os va a encantar. Que lo disfrutéis.

 

 

Posted in Vídeos | Etiquetado: , , | Leave a Comment »

Conoce Órgiva

Posted by Antonio J. Puerta en 28 enero 2008

Situada en el centro de una planicie de vergeles y olivares, Órgiva es considerada la capital de la comarca de La Alpujarra. Está dotada de suficientes y renovadas plazas hoteleras, dispone de buenos restaurantes, incontables bares y locales de ocio. El término municipal de Órgiva forma parte del Parque Natural de Sierra Nevada y se ubica en su vertiente sur. Enclavada en la confluencia del río Guadalfeo y su afluente el río Chico, es una ciudad comercial que tradicionalmente ha abastecido a toda la comarca. Conjuga en su urbanismo y estilo de vida rasgos modernos con otros que desde hace siglos perduran en la Alpujarra casi intactos.

Historia:
Aunque todas las referencias histórico-monumentales parezcan indicar que éste sea un lugar de fundación árabe, el origen de Órgiva es mucho más remoto. Se le ha identificado con la colonia griega de Exoche, mencionada por Tolomeo.
Durante el reinado nazarí tomó el nombre de Albastch, que significa llano, y durante varios siglos se la llamó Albacete de Órgiva. En 1492 fue cedida por los Reyes Católicos a Boabdil como lugar de retiro. En la sublevación de los moriscos, durante el reinado de Felipe II, la torre de la casa-palacio de los Condes de Vástago (actual ayuntamiento de la localidad) fue escenario de una de las más renombradas gestas cristianas. El alcaide Gaspar de Sarabia y otros 160 hombres, mujeres y niños, resistieron en su interior durante 17 días el asedio de los rebeldes capitaneados por Abén Farag.
Gastronomía:
De la cocina orgiveña cabe destacar el pimentón de bacalao, el ajo tostado, el remojón, el choto al colorín y las tortas de higo.
Órgiva, cruce de caminos (por Rosa Fernandez):
Encontradas y diversas son las sensaciones del viajero que visita Órgiva: la de sus calles estrechas, tortuosas y pendientes, jardines, azoteas, bajas tapias, terrados y viejos muros; la de las simétricas fachadas modernas; unas y otras cuajadas de macetas, cajones, toneles y muchas plantas regadas por el sol; la de la bulliciosa plaza junto a la Iglesia, los comercios y servicios… Todas ellas han fascinado a los numerosos forasteros que han decidido hacerla su lugar de residencia. Su principal encanto quizá sea que tradición y modernidad han convivido a la perfección en la capital de La Alpujarra , título otorgado por los habitantes de esta comarca no sólo por ser sede judicial, distrito sanitario y educativo, sino nudo de comunicaciones y cruce de caminos.
Y es que todos los caminos conducen a Órgiva. Una carretera enlaza la villa con la Costa Tropical; otra, por Lanjarón, con Granada; una tercera, por Torvizcón, conduce a La Rábita hasta Almería; y la última se adentra en el corazón de La Alpujarra Alta, subiendo hacia bellísimas localidades como Pampaneira o Trevélez.

Muchos son los lugares para disfrutar de Órgiva. Es el caso de la Plaza García Moreno que, con sus abundantes cafeterías y su suave clima, puede tener sus terrazas abiertas todo el año. Desde ese lugar, no sólo se intuye una buena gastronomía, sino que la grata sensación del calor del sol se multiplica al contemplar la vista de la Iglesia de Nuestra Señora de la Expectación, con sus características torres gemelas, orgullo de los orgiveños que, popularmente y entre ellos, se llaman ‘hueveros’.

La fachada de la iglesia de Órgiva es de estilo renacentista de tipo grecorromano. Las torres, a lo lejos, se divisan majestuosas desde las cuatro carreteras antes mencionadas. Ya, en su interior, los orgiveños veneran la imagen de su Santo Cristo de la Expiración, una talla de la escuela de Martínez Montañés en madera de cedro. El retablo del altar mayor pertenece al barroco churrigueresco.
A la salida del hermoso templo, no hay que perderse el detalle de una cruz de hierro donada por Don Juan de Austria, hermanastro de Felipe II, que corona la valla de la iglesia y que se forjó para conmemorar el final de la Reconquista.

Otro lugar para disfrutar y hacer un alto en el camino es la Plaza de La Alpujarra donde recorriendo su tinao circundante se podrán apreciar bellos mosaicos con todas las localidades de la comarca. En frente, el mercado municipal de Órgiva. En dos plantas. Abajo tradicional mercado de abastos donde poder comprar carnes, pescados o verduras de primerísima calidad. Arriba galería comercial con multitud de tiendas y cafeterías.

El recorrido continúa en la Casa Palacio de los Condes de Sástago, a los que les fue cedido el señorío de la villa, como también ocurrió anteriormente a los hijos de Muley Hacén, a Boabdil (a partir de 1492 fue su lugar de retiro) o a Gonzalo Fernández de Córdoba, el Gran Capitán. En la actualidad, el palacio construido en el siglo XVII sobre una torre fortificada, ha sido restaurado y alberga el moderno ayuntamiento de la localidad.
No se puede abandonar Órgiva sin antes pasar por la curiosa Sala Cervantina Agustín Martín Zaragoza, ubicada en la Biblioteca Municipal Hurtado de Mendoza, frente a la Plaza de La Alpujarra, que cuenta con 150 ejemplares en 42 lenguas y 3 dialectos de El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de La Mancha.
Los dos recorridos esenciales que faltan: son la Ermita de San Sebastián (patrón de Órgiva), situada en la parte más alta del pueblo. A donde se accede por una calle conocida como El Barrio Alto. Típica calle alpujarreña salpicada de tinaos y balcones repletos de geranios. Desde la ermita merece la pena observar el paisaje de alrededor: verdes huertos, montañas ‘azules’ y una sensación de quietud incomparable.
Y, por último, el lugar conocido como El Castillejo, donde más que los restos romanos que se puedan encontrar allí, es impresionante la vista a lo lejos de la que fue durante siglos Albacete de Órgiva (o llanura de Órgiva) y desde cuya cima se domina el curso del Guadalfeo y las entradas y pasos que, desde la costa de Salobreña, facilitaron a lo largo de la historia el acceso al valle. Este viejo fortín está a tres kilómetros del centro del pueblo en la carretera que va en dirección a la Costa Tropical.

El toboso en Órgiva (Elena Llompart):
La localidad de Órgiva, un enclave singular para los amantes del turismo rural, cuenta con monumentos históricos como la Iglesia Parroquial, el Palacio de los Condes de Sástago y la ermita de San Sebastián. El aula cervantina de la Biblioteca Municipal Hurtado de Mendoza es uno de los lugares más visitados. El anterior bibliotecario, Agustín Martín, ha reunido en 42 lenguas diversas ediciones del universal ‘Don Qujiote de la Mancha’.

El bullicio de La Alpujarra se aloja en un valle regado por el río Guadalfeo. Órgiva es el centro comercial de la comarca y en sus calles se mezclan turistas, lugareños y hippies nostálgicos. Las dos esbeltas torres de la Iglesia Parroquial, dedicada a Nuestra Señora de la Expectación, flanquean el municipio e invitan a pasear por el núcleo urbano. La fachada principal de la iglesia –completada con un remate característico de piñón ondulado – esconde varias esculturas policromadas de la escuela granadina del siglo XVII y obras de José Risueño, discípulo de Alonso Cano.
Detrás se sitúa el castillo del municipio: el Palacio de los Condes de Sástago. Construido en el siglo XVIII por los herederos del Gran Capitán, conserva su torre cuadrangular, rematada por 24 almenas y un airoso tejado cubierto de cerámica árabe. A los pies de la Ermita de San Sebastián, en la parte alta del pueblo, se extiende uno de los barrios más antiguos de la ciudad –denominado el Alto– con calles empinadas y estrechas y casas encaladas, de traza y sabor norteafricano, bereber.
La Biblioteca Pública Municipal Hurtado de Mendoza es uno de los enclaves más visitados. Conocida por su Aula Cervantina –el santuario particular del antiguo bibliotecario, Agustín Martín Zaragoza– se ha convertido en un Toboso alpujarreño que alberga en 42 idiomas la universal obra de Cervantes, El Qujiote de la Mancha.
Jubilado en el año 98, Martín Zaragoza ha dedicado toda su vida a reunir “la segunda colección de Quijotes más completa de España” –después de la de El Toboso – para su biblioteca. Comenzó en los años sesenta, cuando el Rey Don Juan Carlos –por entonces era príncipe le envió un ejemplar. “Veintisiete años después, con motivo de una visita a Órgiva, me lo dedicó”, recordaba el coleccionista. No es el único miembro de la realeza española que le ha obsequiado: el Príncipe Felipe también lo ha hecho con otro ejemplar en español.

Una célebre cita de Dostoievski preside la sala: “Y cuando comparezcamos ante el gran juez y tengamos que explicar todas nuestras culpas y nos pregunte qué podemos poner en la otra balanza, levantaremos El Quijote con la mano y le diremos: esto es lo que hemos hecho”. Ediciones en rumano, ruso, croata, checo, polaco, sueco, húngaro, alemán, eslovaco, gaélico, esperanto, chino, turco, maltés, danés, flamenco, hebreo, coreano o persa lucen en las estanterías del aula. María del Carmen Martín Amat las enseña con entusiasmo a los curiosos que se acercan, muchos de ellos extranjeros.

De todos los Quijotes en español –algunos de ellos dedicados por Manuel Chaves, Felipe González y José María Aznar– la edición más antigua es de 1892. El papel de hilo y la letra bastarda usada por la imprenta madrileña C. Gordos en 1892 no pasan desapercibidos. Tampoco lo hace la edición facsímil de 1735, de la Fundación El Monte de Sevilla.
Textos antiguos e ilustraciones modernas del dibujante mexicano Francisco Oliva muestra a un Don Quijote del siglo XXI: el hidalgo caballero habla por el móvil, hace parapente, fuma un puro o escribe un mail. Otro de los Quijotes en español luce el sello de la imprenta nacional de Cuba, fechado en 1960.
Entre los idiomas que Martín Zaragoza ha logrado reunir figuran algunos que no son oficiales, como el esperanto y el latín macarrónico. Martín Amat explica la razón de ser de este último: “Por sus pecados, un sacerdote recibió la penitencia de traducir El Quijote al latín, pero se tomó unas licencias fabulosas. Por eso es un latín macarrónico”.Así, muchos de los volúmenes guardan sabrosas anécdotas: la edición en persa fue regalada a Agustín por el Sha de Persia cuando se casó con Soraya. “Con motivo del enlace matrimonial, Agustín le escribió para solicitarle un ejemplar en aquel idioma. El Sha no le envió un ejemplar; sino dos”, explica el bibliotecario Martín Zaragoza, que realizó durante años constantes intercambios con amigos, aficionados, instituciones y personalidades de varios países, incluso le cambió uno de ellos a un sevillano por un Quijote en turco.
Cromos sin fecha de la librería Valmes de Sevilla, miniaturas, una tirada de sellos para coleccionistas realizada por Mingote a finales de los noventa y una edición digital y otra en verso son algunas de las obras más ojeadas por los visitantes. En una de las vitrinas, un volumen en braille con ilustraciones capta la atención de los curiosos por su tamaño y el grueso del papel, similar a la cartulina.
Junto a ella, se exponen El Quijote de dos volúmenes ilustrado por Salvador Dalí en 1965 y las ediciones de la obra en catalán, gallego –donado por Manuel Fraga– y vasco. Aunque aún faltan tres ediciones por colocar, Martín Amat las muestra orgullosa. Se trata de las traducciones que Erich Kästner ha realizado en tirolés, triulano y triestino y que, gracias al esfuerzo de Agustín Martín Zaragoza, ya están en Órgiva.

Este artículo se ha elaborado utilizando como base la información del Patronato de Turismo de Granada.

Posted in Nuestros Pueblos | Etiquetado: , , , | 2 Comments »

Vídeos de La Alpujarra

Posted by Antonio J. Puerta en 14 enero 2008

Hola amig@s. A continuación os dejo unos vídeos que me he encontrado “bicheando” por la red. La verdad es que son geniales. Algunas de las personas que nos visitan son auténticos artistas. Muchas gracias a Paula y a Carles Trujillo por inmortalizar en estos bonitos vídeos su experiencia en La Alpujarra.

 

 

Posted in Vídeos | Etiquetado: , , | Leave a Comment »

 
A %d blogueros les gusta esto: